muslim

Últimamante, y desde algunos sectores, se me está recriminando que utilice la palabra “moro” en lugar de otro sinónimo. Me dicen que es autoodio y que yo, siendo moro, no debería usarla; como si ahora ellos decidiesen qué puedo o que no puedo decir y qué me afecta y qué no me afecta. Evidentemente que no es autoodio ni mucho menos racismo. ¿Por qué puedo decir “gitano” pero no puedo decir “moro”? Ni la palabra “gitano” ni la palabra “moro” son peyorativas en sí, pero para muchos llevan una connotación muy negativa. La mejor forma de anular un insulto es hacerlo tuyo. Antes me molestaba muchísimo la palabra, pero ahora no y la he hecho mía. En el primer capítulo de Juego de Tronos Tyrion Lannister le llama 3 veces bastardo a Jon Snow porque sabe que le jode y luego le dice “Nunca olvides qué eres, porque desde luego el mundo no lo va a olvidar. Usa quién eres como armadura, Así nadie podrá usarlo para herirte” En España hay más de 40 millones de personas. Creo que es más fácil hacer tuya una palabra que pedir que 40 millones dejen se usarla. Las palabras no mueren, pero sí su significado. Sí, soy un moro y estoy orgulloso de serlo y no, no está reñido con ser español porque los gitanos son gitanos y nadie duda de que sean españoles.

En ocasiones, cuando hablo con personas que quieren decir algo de un moro, le llaman marroquí, árabe o magrebí y yo sé que lo dicen sólo para no decir “moro” delante mía. Otras veces, entre risas, a alguien se le escapa la palabra “moro” y todo se hace silencio incómodo y se me quedan mirando y se acentúa la incomodidad. Otras veces me piden “perdón” cuando dicen “moro” y también es incómodo. Amigos, a mí no me molesta que me llamen moro, me molesta el tono y la intención con la que se dice. Yo sé cuándo hay mala intención y cuándo no, pero la palabra moro en sí no me molesta, de hecho cuando las chicas me llaman “rey moro” me pongo a ronronear.

Lo siento, pero la palabra “moro” no me molesta ni la considero un insulto en sí. Lo que me puede molestar es que se me llame continuamente “moro” como si fuese mi característica principal, porque para eso tengo un nombre, como tampoco me gustaría que me llamasen de otro modo. ¿Llamaríais a una persona con sobrepeso “gorda” todo el rato en vez de llamarle por su nombre? Pues lo mismo.

Para acabar, me gustaría hacerles a los que utilizan la palabra “moro” de manera peyorativa un juego de imaginación:

Imaginad que yo tengo una hija con una chica que se apellida, por ejemplo, Sánchez y decidimos que su apellido vaya el primero y el mío el segundo. Mi hija se apellidaría Sánchez Enoichi. Vale, ahora imaginad que mi hija crece y se casa con una persona que se apellide Rodríguez y me dan un nieto que se apellidaría Rodríguez Sánchez o Sánchez Rodriguez. Bien, ese sería mi nieto y nadie diría que tiene sangre mora. ¿Me estoy explicando? Luego seguid imaginando e imaginad que mi nieto crece y que por vicisitudes del destino va a Lituania y se casa con una lituana y… ¿Hace falta que siga? Ah, la volatilidad de la identidad del ser humano…

PD: Para los que no sabéis diferenciar entre “moro, musulmán y/o árabe” click  aquí

 

Compártelo en...
Share on Facebook244Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR