Tres décadas anhelándote
tres lustros en tu búsqueda
tres años, indómito
tres meses en lo recóndito
tres semanas de incógnito
tres días, ya, que quedé pálido
(tras)
tres horas leyendo tu púlpito
tres minutos de silencio impávido
en tres segundos, rendido
a tu universo ingrávido

 

Lo supe, más allá del pálpito

 

Tantos versos con tu hálito
tanta fuerza prolífica
y yo, tan cinético y estático
así, a merced de esa poética
llego a la puerta de tu ático.

Compártelo en...
Share on Facebook61Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR