Hablar de compras en Marruecos y no hablar del arte de regatear es imposible. Cuando viajas al país vecino son muchos los que parecen preocuparse por ti, pero no por ello se cortan a la hora de pedirte encargos. Ay, pues me podías traer uno de esos pañuelos para el cuello… Ay, pues ya que vas me podías traer henna para el pelo…. Ay, pues si no te importa traerme una cachimba de esas… Como si las cachimbas fueran típicas de Marruecos. Como si comprar y regatear fuera algo apto para todos los públicos.

Si ya cuando entro en España a una tienda pequeña, siento que la dependienta me persigue allá donde voy, podéis imaginar la pereza que me da hacer compras guiris en Marruecos. Cuando vuelvo de un viaje, a menudo pienso: Joé, ¿por qué no compré esto o por qué no compré aquello? E igual que me pregunto, me contesto: porque no tienes la paciencia que hay que tener, hija… Evito hacerlo siempre que puedo o, mejor aún, intento que algún marroquí haga la compra por mí. Eso sí que es infalible.

Y es que, señores y señoras, si tienen intención de hacer esas compras que todo extranjero hace en el Magreb, deben saber que han de tener un tiempo, unas ganas y una paciencia que no conozca límites.  Deben saber que…

  1. Da igual todos los consejos y recomendaciones que hayas leído antes para aparentar ser un experto en la materia. No servirán de nada y menos si hablas al comerciante como si tuviera que agradecerte que estuvieras ahí interesándote por los imanes para el frigorífico con forma de camello. Nos llevan años de ventaja. ¿Qué digo años? ¡Siglos! No hay normas, no hay técnicas infalibles. Lo que hayas podido pre-informarte antes de llegar será en vano cuando te encuentres cara a cara, en una lucha frontal, con un hombre que vive de hacer eso cada día. Todo va a depender de ti y de él, de nada más.
  1. Cuando vayas a pagar no abras delante de todo el mundo la cartera con todos los dirhams que has cambiado para pasar 10 días en Marruecos, va. ¡Demostremos un poco de talento!
  1. Nunca, nunca, nunca, bajo ningún concepto regatees por algo que no tienes intención de comprar. Nunca. Jamás en la vida. Como lo hagas se te irá de las manos y terminarás discutiendo por el precio de un producto que ni quieres.
  1. Recuerda siempre que él es el marroquí y tú eres el de fuera. Qué él es que vende y tú eres el que compra. Es que siempre salen ganando. Evidentemente, ahí está el negocio ¿no? O… ¿qué esperabas? ¿Que te lo venda a precio de coste?

 

 

carlota regateo 2

 

 

  1. Las sandalias y los pufs de cuero, las cachimbas, las mochilas, los imanes para el frigorífico no las compran los locales. Las compras tú. Y de la misma forma que en España donde hay guiris se venden figuritas de sevillanas por 8.50€ en Marruecos, lógicamente, venden más caros los productos estrella entre los de fuera. Además, parece de sentido común pero a muchos se les olvida que cuanto más turismo haya en la zona, más alto será el precio siempre.
  1. Que la idea de ‘me está engañando’ no te lleve a estar varios minutos peleando por 10 dirhams más o 10 dirhams menos. No seamos cutres, que nos conocemos. Por todos es sabido que los españoles somos igual de aguilillas que ellos. Un alemán, un inglés… se lo toma con otra filosofía. Ellos son más de pensar: bueno, estoy de vacaciones. Bueno, se está ganando la vida. Bueno, en mi país pagaría más por esto. Bueno, no importa, me lo puedo permitir. Pero los españoles, aunque a algunos nos cueste discutir por dinero, peleamos igual que ellos hasta el más mísero euro.
  1. Háblale en árabe marroquí todo lo que puedas. Te sorprenderá comprobar que eso, de alguna forma, les toca la fibra sensible. Y sé simpático sin resultar un payaso, recuerda siempre que vale más caer en gracia que ser gracioso.
  1. Haz como que no te interesa, como que la cosa no va contigo. Y evita ser uno de esos principiantes que van por los zocos con la boca abierta mostrando que soltarán euros por cualquier cosa. Evitemos, en la medida de lo posible, pecar de novatos…
  1. Si te está liando y ves que no vas a sacar lo que quieres… entonces haz como que te vas. Espera, espera. Aji, aji. Todas las tiendas venden lo mismo y si no lo compras en esa el comerciante sabe que lo comprarás en la de al lado. Eso sí, si vas a hacer como que te vas, hazlo en serio. No como si fueras una adolescente esperando escuchar eso de: Ven, tontorrona.
  1. No olvides nunca que saben español. Y latín. Aparte de catalán, euskera, francés, alemán, inglés, italiano… Así que ojo con esa práctica tan extendida de criticar al que tienes delante porque “no se entera”. ¡Vaya que si se enteran!
  1. Deja en casa la cara de pardillo y la sonrisa nerviosa. Los comerciantes en Marruecos tienen un radar interno que calcula las veces que has estado antes por allí. Y huelen la inseguridad incluso antes de que hayas salido del hotel. Una cosa es que en esto, igual que en tantas otras cosas, sean más listos que nosotros y otra es que a las 6 de la tarde estés paseando por la calle con más tiendas por metro cuadrado de todo Marrakech y te creas que la frase de “Primer cliente del día, ¡precio amego!” es cierta. Dejemos de darles motivos diariamente para que sigan creyendo que los guiris somos bobos. Por favor, que es muy duro ver a ciertas extranjeros y terminar pensando: ¿Pero cómo no le van a engañar?
Compártelo en...
Share on Facebook106Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR