España EE.UU.

El cuarto álbum de Supertramp, año 1975, lleva por título Crisis? What crisis? En la portada, un hombre descansa sentado junto a sombrilla naranja y una mesa blanca con un periódico, un cubata y una botella. Los pies del tipo reposan sobre una alfombrilla a juego con la sombrilla, junto a la cual vemos un radiocasete que suponemos encendido. Todos estos elementos resaltan en colores vivos que contrastan con el blanco y negro que los rodea, un entorno con fábricas humeantes, decadencia y suciedad. 33 años después de su publicación, aquella portada y aquel título se convirtieron sin quererlo en el perfecto resumen de la situación política y económica en España, donde Zapatero fue reelegido en marzo a fuerza de citar día tras día a Supertramp. Era 2008. En esas estábamos en lo político cuando, en agosto, España y Estados Unidos nos regalaron el que muchos dicen que fue el mejor partido de la Historia del baloncesto: la final de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Con la plata de Los Ángeles ’84, el baloncesto español había conseguido un éxito sin precedentes, un momento estelar que significó un antes y un después. Dos años más tarde se esperaba con ansia el Mundial en nuestro país, pero caímos en cuartos, igual que en los siguientes Juegos Olímpicos, los de Seúl ’88. Parecía aplacarse de alguna forma la ilusión generada en el 84, sensación que aumentó tras el legendario angolazo en los Juegos de Barcelona ’92, que terminó con la longeva etapa de Díaz Miguel al frente de la selección española. Tocaba renovar, tocaba conseguir que aquel éxito de Los Ángeles pasara a asentarse en la realidad de la élite internacional. Tocaba dar un paso más. Y entonces llegaron los juniors de oro. Todo empezó en Lisboa, ya saben, con la victoria en la final del mundial sub’19 frente a EE UU. Felipe Reyes, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Juan Carlos Navarro, Pau Gasol. Nombres que competición tras competición se fueron acostumbrando a ganar, a estar siempre en las últimas rondas, a ser favoritos. Y a dar un alegría tras otra.

“Kobe nos salvó de la derrota contra España en 2008”. Lo ha dicho Mike Krzyzewski hace apenas unas semanas. No era ningún secreto. La Mamba metió trece puntos en el último cuarto de aquella final olímpica. Y los metió cuando los estadounidenses llegaron a pensar que podían perder y las manos empezaron a temblarles como si fueran humanos. Pero Kobe no lo es del todo, por eso asumió la responsabilidad para ganar su primera medalla con EE UU, una medalla de oro que, por momentos, llegó a peligrar.

El partido se jugó el 24 de agosto, 24 años después de la final de Los Ángeles. Fernando Romay, uno de los héroes de aquella primera medalla, comentó la final para RTVE. Al comienzo de la narración, le costaba encontrar las palabras. Estaba igual de nervioso que el resto de aficionados españoles. Sabíamos que si todo salía bien, había opciones de pelear la victoria, de estar ahí, de meterle el miedo en el cuerpo al conocido como Redeem Team, que estaba dispuesto a recuperar el prestigio perdido en Atenas ’04, donde Duncan, Iverson, Odom y compañía perdieron frente a Puerto Rico, Lituania y Argentina. En esta ocasión, la selección estadounidense llegaba invicta a la final con siete victorias, incluyendo una paliza frente a España en la fase de grupos, 82-119. En el banquillo español se sentaba aquel verano Aíto García Reneses, que avisó antes de la final: las cosas iban a ser muy distintas a ese primer enfrentamiento.

Los cambios empezaron ya en el quinteto inicial que salió a pista. Llegábamos con la baja de Calderón, base titular a lo largo del campeonato. Aíto apostó por darle el mando a un joven Ricky Rubio. Junto a él, Juan Carlos Navarro, Carlos Jiménez, Felipe Reyes y Pau Gasol. Estados Unidos, por su parte, no varió el quinteto habitual: Jason Kidd, Kobe Bryant, Lebron James, Carmelo Anthony y Dwight Howard. El partido empieza con un triple de Lebron que Pau contesta con un 2+1 en el siguiente ataque. Suya fue también la siguiente canasta española, un mate en contraataque tras asistencia de Ricky que nos daba la primera ventaja. Aunque duró poco. Un triple de Carmelo devuelve la delantera a EE UU, que vuelve a perderla gracias a un triple de Jiménez. Y así todo el primer cuarto, un toma y daca que anunciaba lo que venía por delante. Kobe y LeBron se pusieron muy pronto con dos faltas, una buena noticia a pesar de que no eran cojos los recambios: Deron Williams y Dwyane Wade, uno de los mejores de la final. Los primeros diez minutos terminan con un tirón de los estadounidenses que les da siete puntos de ventaja, 31-38.

El segundo cuarto arranca con la primera presencia en pista de Rudy Fernández, que no pudo evitar un triple de Kobe que ponía diez por delante a EE.UU. Algunos hacían sonar ya las alarmas –¿se repetiría la paliza de la primera fase?– mientras comenzaban las quejas por la permisividad arbitral con los pasos y la agresiva defensa de los de Krzyzewski. Era el primer momento delicado, España un tanto descentrada y el Redeem Team trece arriba después de otro triple de Carmelo. Pero poco a poco, los de Aíto fueron recortando. Dos tiros libres de Ricky, que no parece acusar la juventud, una canasta de Pau tras rebote ofensivo, dos tiros libres de Jiménez. Todos ayudan, Marc Gasol, Berni Rodriguez, Alex Mumbrú. Todos suman al menos algún punto –y lo que no son puntos– cuando están en pista.

Y entonces llega una de las decisiones del partido, a cargo de Aíto, que con la baja de Calderón se ve casi obligado a jugar con Navarro de base para dar descanso a Ricky. Y después de pasarlo mal durante todos los Juegos, muy errático, Navarro decidió marcarse una exhibición de pase, anotación y liderazgo (además de un sarcasmo final maravilloso, aquellos pasos voluntarios no pitados en el último segundo). La primera parte terminó con 61-69 (cuántas finales de la Euroliga con un marcador similar). Sólo ocho abajo. Estábamos ahí. Habíamos aguantado el primer tirón estadounidense. Wade lideraba la anotación con 21 puntos, mientras Rudy hacía lo propio en España con 13.

La segunda parte empieza con dos canastas de Felipe Reyes, gran torneo el suyo, mientras Ricky sigue sorprendiendo a propios y extraños con su desparpajo y su defensa sobre Jason Kidd y Chris Paul. Una canasta de Pau frente a Howard y dos bombitas de Navarro colocan a cuatro a España, que tiene que sentar a Rudy por cuatro faltas. Tiempo muerto de Estados Unidos mediado el tercer cuarto. ¿Empiezan a preocuparse? Tras el parón vuelve Wade, máximo anotador, y EE.UU. consigue marcharse de nuevo, 82-91 al final del cuarto a pesar de otro canastón de Navarro en el último ataque.

El último periodo comienza con un corrillo de los americanos, que se conjuran para ganar el oro, pero dos canastas de Pau y un triple de Rudy nos ponen a dos puntos. La locura se instala entre la afición española. A estas alturas, hasta los más escépticos se veían ganando a EE UU una final olímpica. 89-91 a falta de ocho minutos. Un triple de Williams y un mate de Howard después de cinco minutos acampado en la zona rebajan la euforia por un instante. Pero Rudy devuelve la ilusión con otro triple. 92-98, justo antes de meter la canasta de la final, la más espectacular, la más recordada. El mate sobre Howard. Llega tras una canasta de Lebron. Rudy sube el balón, le defiende Kobe, que no consigue pasar el bloqueo de Pau. Howard ayuda y sigue a Rudy en la penetración, pero llega una décima tarde, cuando el mallorquín ya ha hundido el balón en el aro. Es el póster de la final, el momento que le abriría a Rudy las puertas publicitarias de la NBA. Y vino acompañado de falta con tiro libre. 95-103 a falta de cinco minutos. Puede verse la preocupación en el rostro de los estadounidenses, comenzando por su entrenador. No consiguen romper el partido. Después de un par de minutos de reposo, vuelve Navarro a pista para jugar de base. Pau mete dos tiros libres y una canasta de media distancia (ya es el máximo anotador del torneo). 99-104 y tres minutos para el final. Las gradas se ponen de pie, el banquillo español es incapaz de controlar los nervios. Y entonces llega el triple de Kobe, con falta de Rudy. 3+1 y La Mamba manda callar al personal. Pero España se negaba a perder, otra bombita más de Navarro y un triple de Jiménez ponen el 104-108 a falta de 2:20. Wade contraataca con un triple, se van de siete. Navarro nos vuelve a acercar con un tiro libre, pero un triple fallado por Jiménez y una canasta de Kobe en el lado contrario sentencian la final definitivamente.

Se perdió por 118 a 107. Estuvo cerca, muy cerca. Queda el consuelo de haber disputado uno de los mejores partidos que se recuerdan, sin duda, la mejor final olímpica de la Historia. Con esa plata, España y la generación de oro completaba un ciclo maravilloso: oro en el Mundial de Japón, plata en el Europeo de España y plata en los Juegos de Pekín. Se había dado el paso definitivo para instalarse en la élite. Un año después llegaría el oro en el Europeo de España, y en los siguientes Juegos Olímpicos, una nueva final contra Estados Unidos. Pero no adelantemos acontecimientos.

Fotografía Miguel Fernández en Flickr

Compártelo en...
Share on Facebook30Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR