Fotografía: Lorena Portero

Nación Rotonda es un proyecto que revela a vista de pájaro las consecuencias devastadoras que la burbuja inmobiliaria provocó en suelo español. Para conocer los entresijos de esta iniciativa, Joan Ramis entrevistó para el número #01 de NegratintaEsteban García y Miguel Álvarez, dos de los padres de la criatura (junto a los hermanos Guillermo y Rafael Trapiello). Este grupo de ingenieros y arquitectos ha elaborado un inventario inédito hasta la fecha, único. Su trabajo es profundo, pero parte de una idea sencilla. Usando Google Earth, detectan una barrabasada urbanística y suben la imagen a su web (www.nacionrotonda.com), acompañada de una pequeña (y a menudo) e irónica descripción. La innovación que supone su página les ha permitido aparecer en un sinnúmero de espacios de televisión y medios de la prensa escrita. Recientemente, se han atrevido a publicar todo el material recogido en un libro financiado mediante una exitosa campaña de crowdfunding. Aquí os dejamos un adelanto de la charla con Nación Rotonda:

IMG_0276

–Da la sensación de que en la última burbuja inmobiliaria que ha habido en España la ambición no ha tenido límites. En los 60, 70 y 80, la mayoría de construcciones tuvieron lugar en la costa. Pero es que ahora se ha construido de forma desmesurada incluso en Guadalajara.

Esteban García: ¡Es que las casas se estaban vendiendo solas! Y los que están jodidos son aquellos que trincaron al final. Que no se nos olvide: hay gente que ha hecho una cantidad ingente de dinero con la burbuja. Todas las constructoras menos una vendieron sus divisiones inmobiliarias en 2007, y en 2008 el sector ya estaba quebrado. Vendieron su negocio inmobiliario al precio máximo. Hay gente que no es tonta.

Entre los ‘iluminados’ que se arruinaron destaca Fernando Martín Álvarez, ex presidente y primer accionista de la firma inmobiliaria Martinsa Fadesa, sobre el cual Miguel se arranca a contarnos un rumor con tintes cómicos y surrealistas. Una historieta sobre una pelotera que tuvieron la esposa del señor Martín –que también llegó a ser presidente del Real Madrid– y el director del colegio al que asistía su hijo. Tras una riña escandalosa, el magnate decidió soltar un pellizco de su riqueza para comprar el colegio. Así pudo poner de patitas en la calle al director. Fin del cuento. O del rumor. Comprar un colegio. Peccata minuta.

–¿A qué comunidad autónoma indultaríais? ¿Quién lo ha hecho bien?

E.G.: Tal vez el País Vasco, Asturias, Navarra… Bueno, no. Ahora que lo pienso, Navarra también se la han cargado. Es que con Nación Rotonda eso lo vemos clarísimo. A veces te ves a ti mismo navegando por Google Earth y escoges un sitio al azar, y piensas: vamos a ver qué dicen las noticias sobre el polígono de este pueblo. Y de repente, te encuentras con unas noticias fantásticas sobre corrupción urbanística. Es muy frecuente. Pero ojo, a todos nos gusta que nuestros alcaldes hagan cosas. Que tengan muy lustrosas las calles y que venga a tocar Medina Azahara a las fiestas de nuestro pueblo de 300 habitantes. Pero si como ciudadanos no castigamos a nuestro alcalde, que está utilizando la obra pública y nuestro dinero para ganar votos, nunca romperemos este ciclo. Y no estamos castigando. Siempre luce muy bien de cara a las elecciones construir un polideportivo y dos auditorios. Tenemos que interiorizar cuáles son las responsabilidades y las repercusiones. Si tú, como ciudadano, quieres un auditorio, el ayuntamiento lo tendrá que hacer con dinero público, haciendo casitas. O friéndote a impuestos, aunque ya no nos pueden freír más.

Los integrantes de Nación Rotonda han golpeado en el hormigón hasta que se han dado cuenta de que, al final, todo es de cartón piedra. Los políticos corruptos necesitan un agujero donde esconder la cochambre que han producido a lo largo de sus legislaturas en el poder. De ahí que la rotonda sea el enclave adecuado para que la corrupción urbanística pueda camuflarse. A la vista de todo el mundo. Incluso en las disparatadas y espantosas esculturas que adornan el centro de las glorietas, las cuales contribuyen a que estos espacios computen como zona verde en los planes de desarrollo.

La megalomanía de los alcaldes

Parece que los alcaldes de los pueblos no están dispuestos a disimular una megalomanía que raya lo absurdo. Para dejar huella en el corazón de las rotondas de los distintos municipios que gobiernan, incrustan unas estatuas que alcanzan un valor desorbitado. Y todo porque esa inversión no se puede fiscalizar. Desde un oso verde gigante a un helicóptero; desde dos pavos reales fabricados con señales de tráfico a una pirámide dividida en dos. Ya lo dijo Esteban cuando lo entrevistaron en el programa de televisión El Objetivo: “Se puede fiscalizar muy bien la construcción porque al final sabemos lo que cuesta un metro cúbico de hormigón. Una escultura es arte. Y nunca se va a facturar el precio de los materiales”.

–¿No echáis en falta que los responsables que firman los papeles y gestionan el territorio tengan formación específica?

E.G.: Para mí es más importante que la persona que está arriba, en el caso del urbanismo, sea capaz de hablar con los vecinos para detectar sus necesidades antes de que sepa todos los ratios.

Miguel Álvarez: Es que volvemos a caer en la falacia de que tenemos que ser muy expertos en todo. Si al final yo pudiera elegir algo, como si ahora esto fuera una carta a los Reyes Magos, antes de que el alcalde supiera de urbanismo pediría que la implicación de la sociedad civil fuese grande. Yo he trabajado en EE UU, y ahí tienes a un montón de gente que da la turra con un montón de temas. Tienes asociaciones de vecinos, los colegios que están muy implicados, los veteranos… Y la gente es consciente de que la opinión de esos colectivos no se puede desmerecer o ignorar. Es algo cultural. Aquí cuando llaman los vecinos no se les hace ni caso.

Compártelo en...
Share on Facebook33Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR