Su mirada era hipnotizadora, pero también interesada. Un día perdió el interés y empezó a mirar diferente, de otra manera igualmente interesada. Se le cayeron las lentillas, y simplemente se puso otras.

La mirada predispone nuestro pensamiento, definiéndolo. Nuestra percepción se construye dependiendo de cómo miremos algo. Los ojos solo ven con permiso de la mirada, la que dibuja la imagen de lo que queremos ver, de lo inventado. Si vemos el vaso medio lleno somos optimistas y si lo vemos medio vacío somos pesimistas, ¿o es al revés?. Binomios. Blancos y negros, ceros y unos, buenos y malos, separatistas e unionistas, mayorías y minorías, derechas e izquierdas, euforias y decepciones, chichas y limonadas, ni fu ni fa, ni pa ti ni pa mi.

Y mientras tanto los mismos, unos y otros. Siempre igual.

Medio lleno medi vacio

Compártelo en...
Share on Facebook14Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR