Otra vez ha vuelto a ocurrir, otra vez la humanidad ha vuelto a estrellarse en las calles de Beirut. La capital del Líbano se ha vuelto a manchar de sangre y sólo me viene a la mente la canción Blood del grupo Middle East. ¡Qué acertado! “Has estado esperando siempre para morir y, un día, pronto morirás (…) Y no hay nada que puedas hacer sobre ello”.

Dos bombas, más de 40 muertos (por ahora) y unos 200 heridos. Cifras desgarradoras para muchos, personas de carne y hueso para otros. ISIS se ha hecho responsable de esta masacre en los barrios del sur de Beirut, feudo del grupo chiita Hezbollah y también hogar de algunos campos de refugiados palestinos. Sin embargo, esta clase de atentados están por encima de tensiones sectarias o religiosas. Hoy todos somos libaneses, hoy todos somos esas cuarenta víctimas.

Hacía un año que la capital no se enfrentaba cara a cara con la muerte. No sé que sucederá ahora, pero estoy convencida de que Beirut volverá a levantarse más fuerte y más unida como ha hecho siempre. Y el sol volverá a brillar mañana o boukra como ellos dicen.

Ahora sólo me queda decir: sé lo suficientemente fuerte, querido Líbano. Quizás algún día alguien pueda quererte como te mereces para poder tenerte siempre. Rescato unos versos de Mario Benedetti: “Posiblemente me quisiera, vaya uno a saberlo, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial para herirme”.

DEP a todas las víctimas.

Fotografía: Omar Chatriwala (“Hezbollah estuvo aquí”)

Compártelo en...
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR