Hace no mucho. Tres, dos meses. Salía de trabajar. Eran las dos de la tarde y el azul del cielo no se veía por culpa de una neblina pasajera. De su mano, en la calle, corría en la misma dirección una manifestación enorme. Me quedé sorprendido al encaramarme del portal a la acera y ver tal aglomeración de gente. Gritaban, cantaban, ondeaban alguna bandera de sindicatos, charlaban y tocaban algunos instrumentos sonoros como tambores o pitos. Insultaban con medida frecuencia a Montoro.

MADRID, SPAIN - MARCH 30:  Spain's Minister of Treasury and Civil Services Cristobal Montoro Romero unviels Spain's budget for 2012, during a press conference at the Moncloa Palace on March 30, 2012 in Madrid, Spain. The budget for 2012, which comes in the wake of a 24-hour general strike, includes over 27 bn euros in savings.  (Photo by Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images)

Me vi en un apuro, pues la calle Velázquez estaba ocupada de tal modo que la única manera de cruzar al otro lado, a donde yo debía ir para coger el metro, era bajar con ese maremágnum hasta el cruce con María de Molina. Cansado, que salía del curro, mi última intención en ese momento habría sido meterme en cualquier manifestación.

Me lancé como quien salta a la nada, con un pequeño brinco desde el bordillo, y pronto me vi arrastrado casi sin la necesidad de mover los pies. Me alzaron entre varios y vitoreado me adelantaron hacia las primeras filas de la multitud. Y claro, era tal la cantidad de gente que allí había, que me dejé llevar, agitando los puños al aire y silbando de vez en cuando, ondeando alguna que otra bandera que tomaba prestada para luego soltarla, y arremeter en improperios contra cualquiera, hasta que acabé gritando: “¡Montoro, canalla!” Claro, yo dejado llevar por la emoción, de tal modo que hubiera lanzado hasta cócteles molotov si se me hubiera dispuesto de ellos. Andaba tan sumergido en el papel que incluso creo que habría recibido con orgullo algún que otro balazo de goma en el pecho si la cosa se hubiera torcido.

Lo que pasa es que justo se atravesó en mi camino la calle María de Molina y subí por ahí en busca del metro. Peinándome la melena que se me había revuelto un poco y acicalándome las ropas.

Compártelo en...
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR