Revestido de amarillo, ocre y requemado llegó un verano cualquiera. Los aires sureños pronto se convirtieron en olas de calor que se fundían en abrazos interminables, sudor y lágrimas. No dio tregua el cambio climático, persistente en su idea de advertirnos de que esto se acaba, muchachos y muchachas. Se fueron, a principio de la estación, una leona, un tigre y una mariposilla silenciosa. Imprescindibles todos ellos. Más tarde, cuando la calima apretaba, empezó el chorreo. Las presentadoras de telenoticias, con labios rojo carmín y mirada condescendiente, empañaron nuestros televisores de dolorosas y femeninas muertes. Un goteo desgarrador de aquellas corredoras de fondo que nunca pudieron llegar a la meta. Hoy, nos desangramos con las imágenes que llegan de Serbia, de Macedonia, de Grecia. El Mediterráneo hierve cadáveres y los europeos apartamos los tropezones y nos bebemos la sopa. Venid, turistas, a contemplar nuestras costas de la vergüenza. El verano y la muerte viajan juntos.

Alguien recibe un email, y ojalá no fuese yo. La pantalla de un HP se llena de líneas que se entrelazan para contar algo macabro, y ojalá no fuese a mi. La tristeza despliega sus brazos para abrazarme de nuevo. Verano de gritos silenciados, de rabia y dolor. Un mosquito recorre la estancia y el día se acaba. El atardecer, para el que lo quiera. Es verano, pero ojalá ya no lo fuese más. Ojalá la serenidad del invierno.

Recuerdo a la leona que sacó los dientes hasta el último suspiro, al tigre de mirada altiva y a la mariposilla que nació, vivió y murió en silencio. Recuerdo a esas corredoras de fondo y a los anónimos que nunca perdieron la esperanza intentando encontrar algo mejor a la sinrazón de un mundo torpe. Me intento imaginar el dolor de alguien que no soporta la vida. Y no lo soporto.

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso -reveló- Un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende”.

Eduardo Galeano, El Mundo

Compártelo en...
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR