Lo que ha hecho Pau Gasol en este último Europeo es la enésima demostración de liderazgo y confianza que les ha regalado a tantos conferenciantes y motivadores profesionales obsesionados con adaptar la competición deportiva a los valores empresariales. Otra master class audiovisual que mostrar a todo el que pretenda liderar un grupo, no sólo por los números inesperadamente estratosféricos de Pau a lo largo de todo el torneo (ya de por sí admirables), sino por cómo ha conseguido empujar al resto del equipo hacia una continua progresión: había que estar a la altura de tanta grandeza. No olvidemos las declaraciones del propio Pau –también de Sergio Scariolo– sobre el menor nivel del equipo respecto a convocatorias previas. Si usted fuera uno de los sujetos implicados en ese nivel menor, ¿no trataría de elevarlo por todos los medios?

Cada partido tiene sus duelos y quebrantos, sus alegrías, pero la semifinal entre España y Francia del pasado Europeo y la exhibición de Pau Gasol fue uno de esos momentos deportivos épicos que hacen afición, que están por encima de las habituales consideraciones. De esos partidos en los que al espectador, al final, después de dos horas de espectáculo, ya casi ni le importa quien gane o pierda. Pero lo grandioso es que además ganamos. Como decía Santini Rose en su artículo, cuántos “vamooos” y cuántos “tomaaaa” recibimos en nuestros móviles durante aquel partido. Esa es una buena medida del alcance de estas gestas: lo que provocan. Ante encuentros como el que completaron Pau y sus secuaces (les robamos la final a los galos), ante semejante esfuerzo televisado que nos metía en la final (y en los Juegos Olímpicos del año que viene), lo único que a uno le sale es aquello que dijera en su momento Pepu Hernández, seleccionador español, tras ganar en 2006 el oro en Japón: BA-LON-CES-TO.

El campeonato que ha completado Gasol ha sido indescriptible. Ayudan los números: 30,5 puntos y 9,7 rebotes de media a partir de octavos de final (sin despreciar, claro, lo que hizo durante la fase de grupos). Pero el punto álgido, el momento épico que pasará al recuerdo, será la semifinal contra Francia. Pau metió la primera canasta y la última, y entre medias las siguió metiendo de todos los colores, como una gallina a la que se le cayesen los puntos (y así todo el campeonato). La última jugada de esa semifinal es una de las más hermosas que he visto nunca. No por su estética (que también), no por su importancia (que también), sino por las emociones que desató. Ese mate de Pau después de que todo el equipo eludiese con brillantez la falta de los franceses (por entonces ya abatidos por la revancha) provocó que millones de españoles saltaran, gritaran y se emocionaran olvidando por completo problemas varios. Porque no nos engañemos: no sólo ganaba España, además perdía Francia. Y esto es también el deporte para el aficionado y telespectador: diversión, evasión, soltar adrenalina para eliminar rabias cotidianas. La sensación de que estamos todos juntos en algo, una hora y media o dos, no más. De ahí las pasiones que despierta, porque en el fondo, no queremos estar solos, queremos formar parte del grupo, de la tribu. Queremos ser como este equipo, queremos parecernos a ellos. Nos sentimos orgullosos.

Muchos de quienes no entendemos la patria en función de los habituales términos, sin embargo sentimos en momentos como este una especie de satisfacción por compartir nacionalidad y deporte con un tipo así. Pautriotismo podría servir como concepto para acercarnos a las emociones que despierta este hombre en todos los españoles, tanto los que le ven siempre que pueden como los que le ven cuando quieren. Porque en estos casos no hay diferencia entre quienes sabíamos lo grandioso que es y quienes han admirado por primera vez esa grandeza: ninguno esperábamos que fuera a pasar lo que ha pasado. En principio siempre hay unos que confían más, y otros que menos (el carro siempre es grande para que todos vayan subiendo en distintas paradas), pero al final todos somos de Pau cada verano. De Pau y los suyos.

1200px-Pau_Gasol_2011_-_02

La patria aquí sería él, su generación, su manera de afrontar el juego y de enfocar el deporte profesional. No olvidemos que hablamos de un jugador de 35 años, y aquí reside una de sus mejores cualidades: la capacidad física y mental para mantenerse en la élite durante tanto tiempo. Me decía un amigo que Gasol refleja la mejor versión de un español que los españoles imaginamos ser. Y es que la manera de ser de Pau en la pista sería así un paradigma deportivo y vital en el que reflejar nuestra esperanza. A ella nos agarramos aunque el sudor nos haga resbalar en ocasiones, aunque a veces el balón no quiera entrar. Simples matices del azar.

A lo largo de su carrera, cuyo final nadie se atreve a predecir, Gasol ha ganado a nivel de clubes dos ligas ACB y una Copa del Rey a este lado del Atlántico (volverá para intentar ganar la Euroliga). En la NBA ha ganado dos anillos con los Lakers, una de las dos franquicias más laureadas de la liga, además de participar en otra final y en cinco All-Stars. Y con la selección tiene dos platas olímpicas en 2008 y 2012, un Mundial en 2006 (y otro junior en 1999, cuando empezó todo) y tres Europeos (2009, 2011, 2015), además de un bronce y dos platas en 2001, 2003 y 2007. Más de una década de ensueño con la absoluta. Una barbaridad que le convierten sin duda en el mejor jugador europeo de todos los tiempos si hablamos de selecciones. Y si no, lo mismo también.

Las absurdas quejas arbitrales de los franceses tras la semifinal, la mezquina música de viento mientras Pau recogía el MVP más contundente de la Historia y, por último, las recientes dudas esparcidas sobre la “limpieza” del jugador que los ha sacado del campo, sólo significan una cosa: Pau es demasiado bueno, mucho más de lo que algunos pueden soportar al norte de la frontera, en donde parecen dedicarse más a sospechar sobre los límites ajenos que a recapacitar sobre las propias limitaciones. Hay que reconocer la grandeza cuando se manifiesta. C’est la vie, mon amis. No es sencillo cuando uno es la víctima, por supuesto, pero ahí reside la clase. En esos momentos no queda más que disfrutar, aprender y echar de menos el sombrero. Para poder quitárselo.

Y es que cada año que pasa, cada torneo internacional en el que compite, Pau agranda esos recuerdos que formarán parte del saco de batallitas que contaremos en el futuro a quien quiera escucharnos (¿hablamos del mejor jugador europeo de todos los tiempos?). Recordaremos la imagen de Pau Gasol gritando después de machacar, con la camiseta de la selección, no con la del BarÇa, no con la de Memphis, no con la de los Lakers, no con la de los Bulls. Porque a pesar de todo lo que ha hecho Pau en sus clubes (lo de ganar dos anillos NBA se ponderará aún más con el paso del tiempo), alcanza el siguiente nivel si hablamos de lo que ha hecho a lo largo de su carrera con el equipo español (que no selección), participación tras participación. Gracias a Pau, gracias a los doce campeones de Europa. La pautria está con vosotros. Nos vemos el verano que viene en Río 2016. Sabemos que ya tenéis una misión en mente: que a la tercera vaya la vencida. Objetivo de nuevo muy complicado, tiempo habrá para analizar optimismos y pesimismos al respecto. Desde luego sería el final soñado para los últimos mohicanos de esta generación. La jugada perfecta.

Fotografía: Wiki Commons

Compártelo en...
Share on Facebook51Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR