Eres la liberación consciente
la perdición y un acto de fe,
la llamarada exacta
que hace hervir el café.

Eres el desafío tras una barra
para llegar a enumerar
el moteado de tu espalda;
la fuerza amarga
del sabor de tu mirada;
la esbeltez pícara y altiva
de musa sin ser diva;
que extrae la esencia
de los granos, a mano,
con suma paciencia
y amor artesano.

Eres agridulce sinfonía,
el ritual de desayuno
con que a otro día absurdo
le aportas armonía.

Compártelo en...
Share on Facebook58Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR