Jamás fui tan honesto ni tan nítido…
pero una vez más
propio de un estúpido
me entrego, vendido,
y sólo quiero gritar
“vete a tomar por culo, Cupido”

 

Te pienso, te adoro y te odio
me conmueves, que flipas,
eres un incordio
y ya no quiero ser custodio
de más causas perdidas

 

Maté a mi cabrón amigable
¿quieres que sea un impresentable?
Oh, tan sensible y adorable…
¡qué lamentable!
si lo que surte efecto es ser detestable

 

Jamás pude abrazarte de veras
al no alcanzar a envolverte sin prendas
jamás pude decirte “no temas”
pues no te desprendes de las vendas
(ni de los tapones de cera)

Compártelo en...
Share on Facebook80Tweet about this on TwitterPin on Pinterest1Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR